El running se ha convertido en uno de los deportes más completos para mejorar nuestra salud física y emocional.

Practicar deporte es una de las actividades más beneficiosas para el correcto mantenimiento físico y mental. Uno de los deportes que más ha crecido en los últimos años es el running. Correr, en definitiva, se ha convertido en una de las prácticas más populares de los últimos años.

Correr ha sido una disciplina deportiva muy recomendada por especialistas en medicina, los beneficios a nivel físico son innumerables: ayuda a mantener el tono físico, se queman más calorías que en cualquier otro deporte, aumenta la capacidad aeróbica, fortalece los músculos, mejora de la circulación sanguínea, previne la aparición de enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial… en definitiva es un completo ejercicio físico que ofrece una abanico de ventajas para nuestro organismo. Pero el físico no es el único beneficiado, pues el running brinda ciertos beneficios para nuestra salud emocional y psicológica.

Beneficios en nuestra salud emocional

Es una realidad la importancia de la salud física y emocional para conseguir un correcto equilibrio. El running aporta beneficios de suma importancia para nuestra salud física pero además potencia ciertas características de nuestra salud emocional:

  1. Sensación de bienestar. El ejercicio físico nos hace liberar unas sustancias denominadas «endorfinas», que actúan reduciendo el dolor y potenciando una sensación de bienestar y de plenitud.
  2. Autoconfianza. Correr nos obliga a plantearnos metas: tiempo o distancia recorrida. La planificación que llevamos para lograr cumplir esas metas potencia la autoestima y la confianza en uno mismo.
  3. Reduce la ansiedad y el estrés. Durante el tiempo que pasamos corriendo mantenemos la mente abierta y permeable a nuestros pensamientos; es un gran ejercicio de organización de nuestras ideas, ayudando a ordenar y limpiar la mente.
  4. Carácter social. El running es una disciplina social, puede realizarse en compañía de otros amantes de este deporte. Hablar, conversar y aprender de cada persona que comparta este ejercicio.

En definitiva practicar running activa los mecanismos necesarios para fortalecer nuestro cuerpo y mente, además de ser un deporte sencillo, no necesita de ninguna habilidad especial para comenzar su práctica. Los beneficios a corto y medio plazo son inmejorables, siendo un buen punto de partida para generar un cambio en nuestros hábitos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *