Hasta el viernes pasado, el perfil de Twitter de Saidy Brown era más bien bajo. Menos de 600 amigos y escasos tuits. Eso sí, una definición en su biografía que no dejaba indiferente: «Soy seropositiva». Desde hace meses, la joven, que este año cumplirá 22 años, utiliza la red social para concienciar acerca del virus VIH, una enfermedad que en Sudáfrica padecen siete millones de personas, según los últimos datos de UNADIS en 2015.

«Cuando descubrí a los 14 años que tenía VIH, no pensé que llegaría a vivir hasta los 18. Este año cumplo 22 años». Desde que Brown tuiteara este mensaje el pasado viernes lo han compartido más de 8.000 personas y más de 15.000 han pulsado el corazoncito. Sus esperanzadoras palabras han recibido todo tipo de elogios. También su coraje para vencer los tabús y hablar públicamente de su propia experiencia con el virus.

Conoció su enfermedad de la manera más impredecible. Cuando tenía 14 años acudió a un evento organizado por su escuela y destinado a la prevención e información sobre el virus del VIH entre la juventud. Le dieron la posibilidad de hacerse pruebas, con lo que Brown decidió hacerse una «por diversión» con sus amigas. Sin embargo, el resultado cambió su vida. «Me quedé en shock. No podía creerlo», cuenta a FCINCO.

«Era una adolescente. No entendía cómo era posible». Brown es huérfana de padre y madre, y desde los 10 años vive con su tía. Cuando aquel día regresó a casa y contó a su tía lo que había averiguado, ésta le confesó que había nacido con el virus y que sus padres habían muerto de enfermedades relacionadas con él, algo de lo que nunca había estado al tanto. «Mi tía no sabía a ciencia cierta que yo podía tener la enfermedad, aunque lo sospechaba. En cuanto se lo dije, lo relacionó muy rápidamente y me llevó a una clínica para una segunda opinión», recuerda.

Brown vive en Itsoseng, una pequeña ciudad al noroeste de Sudáfrica. Después de cuatro años de negarse a sí misma que estaba enferma, al cumplir los 18 decidió abrirse y contar a sus conocidos que sí, era seropositiva. «De donde vengo, soy la primera persona que ha hablado abiertamente sobre ello», asegura.

Del ‘shock’ al activismo ‘online’

Aquello marcó un punto de inflexión en su vida. La joven comenzó a utilizar su enfermedad como una forma de activismo a través de Facebook, para concienciar a otros afectados por el virus, pero también a sus propios amigos y conocidos, de lo que significa el VIH. Ahora, a punto de cumplir 22 años, Brown ha abierto su enfermedad también a Twitter, un terreno mucho más abierto y menos controlado. «Necesitaba que el mundo comenzase a entablar conversaciones sobre el virus», explica, «estoy en la segunda etapa de la enfermedad, tomo antiretrovirales».

Siete millones de personas en Sudáfrica conviven con la misma enfermedad que ella. Aunque se ha avanzado mucho, tanto en el tratamiento como en la información para paliar el estigma, no siempre es fácil. «Creo que hemos mejorado como seres humanos con respecto al VIH, aunque yo quería contribuir a desestigmatizarlo, a hablar de ello de forma natural«, cuenta.

La respuesta del público ha sido increíble, incluso ha recibido mensajes de otra gente que, como ella, quería contar su secreto y no sabía cómo hacerlo. Consciente de que su futuro es incierto, Brown tiene la esperanza de vivir muchos años más y de llegar a formar una familia. «He estado leyendo sobre tratamientos preventivos para evitar la transmisión del VIH a la pareja o al bebé», cuenta, «Yo soy el fruto de la transmisión de madre a hijo No me gustaría que se repitiera mi historia».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *